Necesidades de un Tutor

Sabemos que los tutores de secundaria tienen serias dificultades para preparar sus tutorías, buscar recursos, atender a la diversidad y la convivencia requiere de un tiempo escaso en los profesores.

Durante este verano daremos impulso a un proyecto para mejorar la convivencia en las aulas. Está bien fundamentado pero por encima de todo, nos gustaría contar con vuestra  percepción. Sólo así podremos ajustarnos a la realidad educativa.

Por ello, nos gustaría que respondieras las siguientes preguntas, marcando todas las afirmaciones con las que estés de acuerdo.

Muchas, muchas gracias

Los Alumnos quieren Más

Después de releer a Bloom (1976), Anderson y Block (1985) en sus escritos sobre el modelo Mastery Learning, sigo pensando que aunque con modificaciones y actualizaciones, está de plena actualidad.

Al revisar la propuesta que Bloom planteaba sobre el ambiente de la escuela y su influencia en los individuos según las condiciones  y sistematicidad que ofreciera, creo que hoy nuestros alumnos,  una generación sobrestimulada , quieren más.

Por supuesto, no me refiero a realizar más ejercicios, a más deberes o a más contenidos, no. Nos referimos a que quieren una enseñanza más sistemática, planificada, organizada para la adquisición de competencias, superar retos, tener claros los objetivos, las expectativas, un feedback rápido y formativo, y sobre todo, unas actividades que hagan honor a su etimología  “activĭtas, -ātis, acción” como Conjunto de operaciones propias de una persona o entidad, es decir, realizar actividades en las que puedan participar en su proceso, y según se superen, tengan opción a realizar actividades de enriquecimiento.

“¿Enriquecimiento? si eso ya lo hacemos, cuando un alumno consigue un objetivo realiza más ejercicios” 

Pero no, no se trata de hacer más de lo mismo una y otra vez, se trata de enriquecer, de tener un nuevo reto, un nuevo objetivo, de avanzar en mi aprendizaje.

Tal vez sea el momento de de retomar modelos pedagógicos y teorías que representen la dirección que deseamos tomar. Modelos que nos ilustren en nuestra toma de decisiones y orienten la ejecución de nuestras acciones educativas.

Gracias por leernos

Competencias del siglo XXI

Sabemos que PISA ha evaluado la capacidad para resolver problemas de manera colaborativa, como una manera de plantear un nuevo objetivo en el desarrollo formativo. Además, otros proyectos, como ATCS21[1] clasifica las habilidades del siglo 21 a nivel internacional, en cuatro grandes categorías:

  1. Formas de pensar.creatividad, pensamiento crítico, resolución de problemas, toma de decisiones y el aprendizaje
  2. Formas de trabajo.Comunicación y colaboración
  3. Herramientas para trabajar. Tecnología de información y comunicaciones (TIC) y la alfabetización de la información.
  4. Habilidades para la vida en el mundo.Ciudadanía, la vida y la carrera, y la responsabilidad personal y social

El mismo proyecto propone desde el diseño conceptual a la práctica, trabajando con dos habilidades que abarcan las cuatro categorías:

  • Colaboración de resolución de problemas.Trabajar juntos para resolver un problema común, que consiste en la aportación y el intercambio de ideas, conocimientos o recursos para lograr el objetivo.
  • Alfabetización en TIC -. Aprendizaje en redes digitalesde aprendizaje a través de medios digitales, como las redes sociales, la alfabetización en TIC, nivel tecnológico y la simulación. Cada uno de estos elementos permite a las personas para funcionar en las redes sociales y contribuir al desarrollo del capital social e intelectual.

Las habilidades que propone este proyecto se recogen en la siguiente imagen:

Competencias ACTS1Competencias ACTS2

Por otro lado, la realidad escolar actual se enfrenta a una serie de fenómenos que puede ignorar (García Aretio, 2012; Martínez, 2005), como son:

  • La multiculturalidad debida a movimientos migratorios y a la facilidad de comunicación mediante las Tics
  • El proceso educativo ya no es unidireccional del docente al discente.
  • La descentralización y deslocalización del conocimiento en el centro educativo.
  • El desarrollo de modelos educativos más flexibles y activos.
  • Un docente con un rol de guía y orientación
  • Un currículo adaptado a las nuevas exigencias sociales.
  • Una necesidad de formación y desarrollo profesional del docente
  • Una organización escolar que permita estrategias de trabajo activo y colaborativo
  • La exigencia de un currículo que fomente en el alumnado la autorresponsabilidad y la participación activa en su propio proceso de aprendizaje.

Tal y como menciona el compañero Manuel Jesús Fernández, el proceso es imparable (#elprocesoimparable_EDU). El modelo tradicional debe cambiar y dar paso a una escuela formativa, de creación de conocimiento, donde el alumnado se plantee qué puede crear y cómo.

La escuela que aprende,[2]o el centro educativo versátil, que es por el modelo de centro que defendemos en pedagogía para el éxito, no sólo es el que puede proporcionar una respuesta más adecuada a las necesidades de nuestra sociedad sino, que además es el modelo de centro educativo más idóneo para la emergente Sociedad del conocimiento y las habilidades que se requieren (Martín-Cerrillo 2010:1)

[1] http://www.act21s.org