¿Por qué?

Creemos firmemente que una educación respetuosa no sólo es posible dentro del sistema, sino que es absolutamente necesario.

Los niños y jóvenes precisan un entorno adecuado para su desarrollo cognitivo, social y emocional.

Ser director o profesor es una profesión que conlleva una enorme responsabilidad.

Dra. Déborah Martín R.