Nuestros libros

¿Por qué un libro sobre pedagogía y tecnología para profesores universitarios? Porque, entre otras razones, es necesario reconocer que están lejanos ya los tiempos en los que el criterio de autoridad, generalmente ligado al prestigio científico, eran garantía suficiente y única de un buen hacer docente. Hoy en día, con el crecimiento de las necesidades y el número de alumnos en las universidades, nos encontramos con profesores que ni son grandes investigadores –no han tenido tiempo para serlo–, ni son grandes docentes –nadie les ha enseñado–. Ya no basta con saber bien un campo concreto. Es preciso saber abordar la tarea docente con competencia. Ya no estamos en la era de la trasmisión de conocimientos, de la exposición por vía oral, de las lecciones magistrales. Ya no basta con eso. La naturaleza del aprendizaje y de la enseñanza han cambiado. A ello se añade la digitalización de las técnicas, de los conocimientos y estrategias. Ya no basta saber, es preciso saber hacer con lo sabido. Por eso, no basta con conocer, incluso bien, una materia o campo concreto. Ahora es preciso enseñar a los alumnos a reflexionar, a analizar críticamente, a buscar información relevante para resolver un problema, etc. Ahora, ser profesor, también de la universidad, es más difícil que nunca. Ya no es posible arreglárselas con unos conocimientos aseados de nuestra área; ahora, es preciso saber cómo ayudar a nuestros alumnos a pensar críticamente, con hondura y profundidad, y a que desarrollen hábitos y destrezas de pensamiento, hábitos intelectuales, en suma. Esperamos que este libro contribuya a la consecución de estos objetivos, pues se hace necesario –siempre lo fue– conocer las técnicas para dominar el arte de enseñar y aprender.

Este es un libro de gran valor pedagógico y tecnológico porque son los mismos profesores los que hablan a sus colegas –desde su propia experiencia, desde quien lo tiene sabido como propio– y les explican cómo es posible hacer lo que parece imposible. Con un lenguaje directo y sencillo este grupo de profesores entusiastas, de innovadores inconformistas, ha decidido sacar adelante un proyecto del máximo interés, pues apoyándose en un enfoque pedagógico acertado (el flipped classroom) han decidido poner a disposición de los demás, con espíritu de servicio y afán de mejora, su conocimiento y experiencia. Han seleccionado con acierto las mejores aplicaciones que permitan llevar a la práctica lo señalado más arriba: hacer del alumno un protagonista de su propio aprendizaje”