Resolución Colaborativa de problemas en #Konviveletlife

KonVive LetLife es una aplicación web pionera que vincula las Tics con la convivencia escolar. Propone un programa gamificado para la mejora de la convivencia en ESO.

Es una apllicación multiplataforma que se puede usar desde cualquier dispositivo, desde el PC, móvil, Tablet y desde cualquier sistema operativo.

fondo2Se accede con tres perfiles, uno para el profesor, otro para los alumnos y otro para los padres. En primer lugar se debe crear el perfil del profesor, ya que es el encargado de gestionar la aplicación y dar de alta a los otros dos perfiles, tanto del alumno, para respetar la ley de Protecion de Datos de Carácter Personal (LOPD) sobre los datos personales de menores de 14 años y el perfil de padres.

Ofrece al profesor-tutor actividades estructuradas y secuenciadas para realizar durante las tutorí­as. Les acompaña unas guí­as didácticas de cada actividad (con objetivos, competencias clave, habilidades que desarrolla y forma de realizar la evaluación), pautas para coordinar la resolución de conflictos entre los equipos, y una evaluación mediante barras de progresión de los objetivos logrados, para que el profesor, padres y alumnos sean conocedores de ella. Ofrece a los alumnos trabajar en equipo, agrupamientos heterogéneos, establecimiento de roles dentro del equipo y escenarios diferentes con retos y problemas para resolver mediante el trabajo colaborativo (collaborative problem solving).

Los alumnos deberán seguir un itinerario pasando por una serie de estaciones que colocará el profesor en diferentes espacios del centro, utilizando Códigos QR. El tutor es quien proporciona las estaciones y las sitúa en los diferentes espacios del centro. Los códigos QR captan la atención de los alumnos y mantiene la incertidumbre de la prueba El programa está diseñado para realizarlo durante un semestre o durante todo el curso escolar.

A los padres les permite colaborar y participar, si es de su interés, en retos de manera online, mantener un espacio para un contacto más frecuente y conocer la evolución de las habilidades sociales de sus hijos.

El recurso se clasifica dentro de la prevención primaria y secundaria ya que comprende actuaciones de mejora de la convivencia, previene niveles de conflictividad y la evitación de la consolidación de cualquier problema que pudiera ser incipiente. Las actividades trabajan las técnicas de aprendizaje cooperativo y colaborativo.-El marco teórico de los niveles de progresión y sus actividades, así­ como su evaluación, lo recogemos de PISA Collaborative problem solving y del proyecto “Assessment & teaching for 21st century skills” de la Universidad de Melbourne-. La aplicación, tal y como está pensada para su desarrollo se puede leer en detalle en el documento adjunto.

 https://twiter.com/konviveletlife y  ttps://www.facebook.com/Konviveletlife.com

 

Un centro innovador

Este video demuestra que sí se puede. La innovación supone la constante revisión de la práctica, flexiblidad en la organización curricular, programar para el desarrollo de competencias y aprendizaje por investigación y cooperación y una evaluación global, de procesos, de resultados con técnicas diversas. Algunas de las características que se pueden apreciar son las siguientes:

  • Un cambio en el rol docente
  • El desarrollo profesional docente
  • El protagonismo del alumno
  • Flexibilidad en la organización de espacios
  • Agrupamientos
  • El trabajo en equipo
  • Aprendizaje basado en proyectos
  • TICs en el aula
  • Una organización versátil

Educar en el Siglo XXI

Andreas Schleicher, director Ejecutivo de Educación y Asesor en Política Educativa de la OCDE, llevó a cabo la conferencia inaugural del curso “Educar en el siglo XXI: buenas prácticas en el sistema educativo español” celebrada en Santander los días 9,10 y 11 de septiembre.

La ponencia titulada “How to educate at the 21st century? Challenges for the Spanish education system” señaló algunas claves para conducir al éxito a nuestro sistema educativo. Entre ellas, cabe señalar:

  • Fomentar el compromiso y la responsabilidad de todos los agentes. 
  • Fomentar un aprendizaje orientado a la adquisición de competencias. 
  • Ser sensible a las diferentes necesidades de los alumnos y de los centros. 
  • Establecer sistemas de evaluación continua, unida siempre a un “feed-back” formativo. 
  • Combinar la cultura de la transparencia con la autonomía de los centros, “en ello consiste el éxito”. 
  • Exigir a cada alumno individualmente sin sobrecargar. 
  • Propiciar la combinación de estudio y trabajo; y el cambio en el tipo de tareas y de actividades “reproductoras” a tareas más abiertas y constructoras de conocimiento. 
  • Fomentar en todos los niveles el aprendizaje colaborativo. 


“La calidad se alcanza cuando tanto los procesos como los resultados se consideran fundamentales” comentó Schleicher durante su intervención.

También propuso iniciativas para mejorar la calidad del profesorado, haciendo hincapié en construir una buena base de conocimiento teórico y un buen repertorio de técnicas para nutrir y dar más importancia a la fase práctica y de investigación docente.

En relación a la tarea profesional docente sugirió como iniciativas de bajo coste y de excelente rentabilidad: promover la reflexión sobre el propio trabajo del docente y sobre el liderazgo escolar; facilitar el trabajo colaborativo; y proporcionar al profesorado espacios y tiempos para diseñar, dirigir, poner en funcionamiento y evaluar entornos de colaboración.

Fuente: Centro Nacional de Investigación e Innovación en Educación

La Evaluación en Aprendizaje Cooperativo

El pasado mes de Junio se celebró el II simposio de Aprendizaje Cooperativo (Cooperar para Aprender- Aprender a Cooperar) en Donostia. 
En este espacio se realizaron ponencias, experiencias, actividades y propuestas de materiales, todas ellas muy interesantes. En nuestro blog destacamos uno en especial que hace referencia a la evaluación. Esta etapa del proceso educativo y de la innovación, nos preocupa especialmente ya que estamos investigando técnicas y herramientas para desarrollar próximamente talleres formativos sobre sistemas de evaluación. Un tema que  preocupa a  docentes que desean incorporar nuevos objetivos en el aula, como  por ejemplo, el desarrollo de competencias básicas.
En el Proyecto DeSeCo (Definición y Selección de Competencias Básicas de la OCDE), se establecen 3 categorías de competencias prioritarias (actuar de forma autónoma, utilizar herramientas de forma interactiva e intervenir en grupos socialmente heterogéneos), para ello no solo se precisa diseñar un currículo basado en competencias y explorar nuevas metodologías docentes de desarrollo de actividades de enseñanza-aprendizaje en el aula (como el Aprendizaje Cooperativo, el Trabajo por Proyectos, o Proyectos Colaborativos mediante TICs), sino que también es preciso replantearse el enfoque del proceso de evaluación (el sentido, las técnicas y los instrumentos).
Os mostramos la presentación de la maestra María José López Novo profesora de Física y Química en Secundaria Obligatoria y Bachiller en el instituto IES Pino Manso de O Porriño, Pontevedra.

Desarrollo de Competencias Básicas en Aprendizaje Cooperativo

La diferencia entre cooperar y colaborar estriba en el objetivo a conseguir por los miembros participantes. La meta en el primer caso depende de todos los miembros, es decir, todos los participantes colaboran con el resto de compañeros para conseguir un mismo fin. Ambos términos (cooperación y colaboración) son diferentes y complementarios.

Sus objetivos de aprendizaje también difieren. En cooperativo no sólo se aprenden los contenidos escolares propuestos de manera activa y situada, sino que además se aprenden las habilidades necesarias para relaciones interpersonales y el trabajo en equipo.

¿Cuándo proponer el aprendizaje cooperativo, cómo hago los agrupamientos, cómo debo plantear la tarea del equipo, qué tipo de estructura es la más adecuada según la propuesta, cómo evalúo el aprendizaje grupal? Alguna de estas respuestas aparecen claramente explicadas en las siguientes diapositivas de nuestros compañeros de recursos didácticos:

Aprendizaje cooperativo y TICs

En los nuevos paradigmas educativos es necesario desarrollar la competencia “aprender a aprender”, puesto que la formación no se ciñe a un espacio y tiempo determinado, sino que exige mantener cierta capacidad de aprendizaje a lo largo de toda la vida (OCDE 1996, 1999, 2001 y 2004).

La comisión Europea en 2007 establece la siguiente definición para esta competencia “aprender a aprender” 

Comprende la disposición, motivación y habilidad para organizar y regular el propio aprendizaje, tanto individualmente como en grupos. Incluye la habilidad de organizar el tiempo propio de forma efectiva, de resolver problemas, de adquirir, procesar, evaluar y asimilar conocimientos nuevos y de ser capaz de aplicar nuevos conocimientos en una variedad de contextos

El constructivismo se nutre de las aportaciones sobre el aprendizaje de distintas teorías: desde los estudios cognitivos de Piaget y la relevancia de la interacción social en la educación defendida por Vygotski, hasta las corrientes de la sicología educativa que destacan la importancia del aprendizaje significativo de Ausubel.

Frente a otros modelos educativos centrados en la transmisión de contenidos, el constructivismo defiende que el conocimiento es una construcción del ser humano y que se realiza a partir de los esquemas previos que ya posee. El profesor actúa como un mediador, facilitando los instrumentos necesarios para que el alumno construya su propio aprendizaje.

Las características de las nuevas tecnologías en el aula permiten un uso educativo constructivista, estableciéndose como canales de comunicación, interacción social, participación, investigación, experimentación, creación, gestión, etc.
Una de las propuestas más eficaces y motivadoras son los proyectos colaborativos donde los alumnos de diversos centros realizan proyectos conjunto coordinando su trabajo a través del correo electrónico.

Un ejemplo de ello es el proyecto SWOOP (Students Watching Over Our Planet) coordinador por  Terry Kerns, profesor de la Universidad estadounidense de West Virginia.


Uno de sus objetivos es estimar el valor del pH de la lluvia en todas las zonas del mundo en las que pueda encontrar estudiantes que lo midan. Este curso están participando más de doscientas escuelas repartidas por los siguientes países: Alemania, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, España, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Hungría, Israel, Italia, Japón, Lituania, Rumanía, Singapur, Sudáfrica, Suecia y Zambia.

El proyecto, que se lleva a cabo todos los años, tiene una duración aproximada de dos meses, uno en otoño y otro en primavera. Los alumnos deben registrar diariamente la cantidad de lluvia caída en su colegio y medir su acidez. Los resultados obtenidos se envían, al final de la semana, al coordinador del proyecto, por correo electrónico. El coordinador, por su parte, remite al colegio la información recogida en todo el mundo durante esa misma semana. Además, de vez en cuando, añade información sobre experimentos, relacionados con la lluvia ácida, que se realizan en cualquiera de los colegios participantes. A modo de ejemplo: diferentes formas de recoger la lluvia y de medir su acidez; comparación entre diferentes métodos de medir el pH; comprobación de los factores que influyen en la acidez de la lluvia…
Desde el punto de vista educativo, el proyecto es altamente motivador porque implica a los estudiantes en actividades científicas de primera línea, dándoles la oportunidad de compartir información con estudiantes de otros países a través de Internet y además utilizan el inglés como herramienta práctica y necesaria. 
Si deseáis obtener más información sobre este u otros proyectos cooperativos, no dudéis en hacérnoslo llegar.