Diversidad de estudiantes=Flexibilidad de programas ​

Estaba leyendo la web de Desire2Learn, cuando encontré este artículo fantástico sobre el desarrollo competencial. Así que, me he decidido a sintetizar alguna de sus ideas, ya que  nos solemos encontrar muchas confusiones al respecto. Para comenzar, os propongo ver este vídeo bárbaro de Salman Khan, que nos abrirá la mente hacia este concepto antes de seguir leyendo.

La educación basada en competencias se orienta al dominio, por tanto, debe proporcionar a los estudiantes un acceso flexible a los programas de aprendizaje. Se presta particularmente bien para la educación superior, pero si educamos la autonomía y la responsabilidad, es perfectamente viable en el resto de niveles, adaptándolos al nivel evolutivo de cada uno, claro está. Como modelo de aprendizaje,  puede parecer muy diferente a lo que estamos acostumbrados pero es una forma efectiva de lograr buenos resultados ya que está basada en uno de los diseños de instrucción más efectivos “el Mastery Learning“.

La educación basada en competencias, propone que, en un mismo período de tiempo, los alumnos progresarán a diferentes ritmos. Algunos necesitarán dedicar más tiempo a temas particulares y, otros incluso, podrían necesitar complementar el material del curso con otras fuentes. El alumno, progresa por el itinerario de aprendizaje sólo una vez que domina el anterior, y cuando decimos “domina” no nos referimos a que se sabe de memoria, sino que domina los objetivos de aprendizaje y ha desarrollado las competencias asociadas.  Al alumno le acompaña el profesor para que pueda superar esos retos, porque lo verdaderamente importante, es que adquiera esa habilidad y no la cantidad de tiempo empleada.

Es un modelo especialmente adecuado para aprovechar los conocimientos y habilidades previas, para demostrar las capacidades de los alumnos en áreas donde ya tienen alguna experiencia. Al hacerlo así, se pone en juego el aprendizaje significativo y pueden moverse más rápidamente por las áreas que ya conocen, y detenerse en aquellas que son nuevas para ellos. De esta manera, al permitir que los estudiantes pasen más tiempo en áreas que les resulten más difíciles, y al apoyarlos a través de materiales de aprendizaje adicionales, si es necesario, están destinados al éxito. Todos los que completen un curso lo habrán hecho porque han dominado todos sus elementos, en lugar de solo algunos.

Claro está que para que esto pueda llevarse a cabo, necesitamos una excelente programación y una planificación de la instrucción combinada con diferentes materiales, así como, proporcionando situaciones de aprendizaje diversas. Con la ayuda de la tecnología podemos personalizar al nivel de conocimiento, capacidades y estrategias de aprendizaje de cada uno.

Sí, suena a utópico pero en realidad el Mastery Learning se ha llevado a cabo durante mucho tiempo, y es considerada como uno de los diseños más efectivos. Seguramente, no se realiza con soltura porque conlleva una gran formación y dedicación, es cierto, pero el apoyo de la tecnología facilitaría y posibilitaría, hacerlo extensivo, y que pueda realmente llevarse a cabo en muchas más escuelas.

Sólo tenemos que desearlo y se nos proporcionarán todas las acciones para llevarlo a cabo. Así que, de momento, puedes empezar con la lectura de este E-book que te ayudará a entender 5 cuestiones clave de la educación para el desarrollo competencial

Learners become Masters

Competencia digital didáctica

A finales de septiembre nos invitaron a participar en el primer seminario de Competencias Digitales organizado por UNIR y la Fundación Telefónica.  Estuvimos hablando de la competencia digital docente en esta primera sesión y también estaremos en la última, realizando un taller de Google for Education.

A la primera jornada asistió un interesante grupo de profesores, al que se unieron muchos otros por streaming, en concreto 260. A continuación os dejo el video de la jornada que incluye la presentación del Director General de la Fundación Telefónica, la intervención de Javier Tourón, la de Déborah Martín y luego el taller de Iñaki Fernández, que pone de manifiesto que sí es posible.

¡¡Vendo “malacatones”, oiga!!

“Malacatones”, ogia!! “Malacatones” baratos a precio de innovación educativa!!. Así resuena en lo profundo de mi alma, mucho de lo que leo sobre  “innovación”; cual mercadillo.

Y digo mercadillo, no mercado. Esto incluso ayudaría a la escuela a avanzar más rápido. El problema que observamos es cómo el concepto de innovación educativa se ha corrompido y degradado.

Innovar, se ha convertido en hacer algo “chulo”, algo que “mole”, que esté de moda, que tenga que ver con el uso de herramientas digitales y que cuando lo comuniques tenga muchos retweets; por ejemplo, utilizar las redes sociales en clase (aunque no sepamos exactamente qué queremos conseguir con esto), usar google classroom (aunque el contenido no tenga un diseño de instrucción), utilizar Kahoot (porque los viernes es lo mejor, etc…), sustituir los libros de texto por libros digitales de la editorial, o incluso, incorporar Ipads en el centro porque “el comercial nos hizo una buena oferta”, siendo que en muchos casos (afortunadamente no en todos), ni si quiera, se habían preguntado “¿qué quiero conseguir con esto?”

El verdadero concepto de innovación educativa no es algo frugal, espontáneo, gratuito, ni surge de la invención.

La innovación educativa es considerada como una acción permanentemente realizada mediante procesos de información procedentes de la investigación y de la evaluación educativa para buscar nuevas soluciones a los problemas planteados en el ámbito educativo (Pérez Pérez R. 2011, p.125)

Es decir, que el concepto de innovación implica incorporar algo nuevo, sí, pero no es un simple cambio, sino una aportación que facilite resolver problemas o necesidades educativas detectadas. La innovación tiene una característica que la define, y es que está orientada a unos objetivos educativos que para lograrlos, se despliega todo un proceso de recogida de información, evaluación de la práctica educativa bajo criterios teóricos previos y definidos por modelos educativos para incorporar nuevas técnicas  en la práctica educativa. De esta manera volvemos a evaluar si los objetivos previstos han sido satisfactoriamente cubiertos y las necesidades detectadas. Es un proceso, que además, exige componentes integrados de acciones e implica “tocar” al sistema organizativo.

Como propuesta, para entender mejor el concepto y siguiendo los criterios de Havelock y Huberman (1980) – fíjense 1980- la innovación educativa:

 

Trabajemos en esta dirección y hagamos de la docencia una profesión, no un mercadillo que venda “malacatones” a ritmo de Soul.

Renuncio

Renuncio a morir para la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA), sólo consigue desviarme de mi misión. Así se resume esta reflexión en la que he estado buceando estos últimos días.

Soy una apasionada de la investigación educativa de campo. Me gusta entrar en los centros educativos, respirar el clima (aunque a veces me ponga dolor de cabeza), conocer a los profesores implicados, sorprenderme con lo que hacen y penetrar en la mirada de los alumnos para ver cómo se sienten. He nacido para transformar algunas realidades. Me gusta investigar para mejorar, me gusta la investigación aplicada pero no me gusta en lo que se ha convertido: publicaciones de artículos JCR que leen los que necesitar acreditarse, subir puestos en la Universidad o conseguir “puntos”, en definitiva, artículos que no llegan a las escuelas ni a la realidad de donde han partido.

He publicado unos cuantos, sí,  aunque suelen ser desde la práctica y con la intención de que lleguen a ella. De hecho, tengo pendientes publicar 3 que están muy avanzados sobre la transformación escolar y sus efectos en el aprendizaje y el desarrollo competencial,  pero éstos serán mis últimos artículos denominados “científicos” ¿Por qué? porque no quiero que se queden ahí, en revistas científica, quiero que  lleguen a las escuelas.

Me niego a alimentar el sinsentido, la publicación por la publicación, a poner nombres de compañeros en artículos porque hay que ponerlos, a vivir una agonía cuando te rechazan uno, a pagar 300 euros porque te publiquen antes, a pagar 2.000 €, o más, por conseguir un JCR, a vivir sólo para conseguir puntos etéreos ni a restarle ni un minuto más a mis hijos. Ese no es mi objetivo vital.

Hoy me siento privilegiada de enfocar mejor y, de señalar que la investigación y la realidad no deben estar reñidos ¿se imaginan una investigación médica sobre el tratamiento de la diabetes que no llegara a los médicos ni a aplicarse en los pacientes?. Hay que buscar un equilibrio entre la investigación educativa aplicada y la publicación: reports, estudio de casos, programaciones didácticas competenciales excelentes, planificación de sistemas de evaluación del aprendizaje, experiencias de profesores que vayan dirigidas a otros profesores, evidencias de la mejora del aprendizaje, sobre los factores que intervienen, etc.

Es necesario investigar, recoger evidencias y aplicarlas, pero es esencial  mostrar a la comunidad educativa qué se hace, cómo se hace y qué resultados se han obtenido. No hablo de JCRs, insisto, hablo de publicar investigación para la mejora y la transformación educativa, por eso debo mantener férreo mi objetivo: conseguir una escuela respetuosa y, esta vez, sí, conseguir un Jaque Mate.

 

 

 

 

 

Recomendaciones para la calidad educativa

El consejo escolar del estado  hace público, como cada año, el informe del análisis del sistema educativo español de años previos. En este caso, se publicaba hace un mes el informe correspondiente a 2017 sobre el análisis de los cursos 2015/16.  En él  se recogen y valoran los datos más significativos, la evolución de los principales indicadores del sistema educativo español, los resultados de las evaluaciones de diagnóstico nacionales e internacionales y una propuesta de mejoras.

Entre las distintas propuestas, se mencionan asuntos de inversión económica, becas, cohesión social, cohesión territorial, plazas laborales, ratios, contrataciones, o la extensión de la enseñanza obligatoria hasta los 18 años, el desarrollo de la competencia emprendedora, todos ellos de gran interés para conocer por dónde vamos,  por eso os invitamos a su lectura.

No obstante, aquí recogemos una síntesis de los datos que afectan a lo estrictamente pedagógico y organizativo de los centros educativos que esperamos sea de vuestro interés y ayude a una reflexión de la práctica educativa.  Si pinchas en la pintura se detallan las recomendaciones.

 

 

Organizaciones que aprenden — Desde mi Azotea

En las dos últimas décadas los centros educativos se están enfrentando a cambios estructurales importantes, aunque estos no se hayan promovido o iniciado de una manera consciente o intencionada; colisionando , en múltiples ocasiones, de manera directa con la estabilidad y la inercia de prácticas asentadas y resistentes; es más, en una gran mayoría de […]

Presentamos este buenísimo artículo de “Desde mi Azotea” que detalla claramente las características de la organización que aprende. Recomendamos su lectura via ORGANIZACIONES QUE APRENDEN:UNA NUEVA CULTURA ORGANIZATIVA Y PARTICIPATIVA — Desde mi Azotea

Hacia modelos centrados en el aprendizaje

Esta semana hemos tenido la suerte de participar en las jornadas de investigación organizadas por la Universidad Complutense de Madrid, donde pudimos presentar, parte de nuestra tesis doctoral.

En este trabajo se presenta la influencia analizada en alumnos de primaria cuando se introducen metodologías activas en el aula.

Esperamos lo disfrutéis
http://swf.tubechop.com/tubechop.swf?vurl=3X0z4LTv628&start=3477&end=4589&cid=8067307

Cualquier aportación o sugerencia, estaremos encantados de atenderos.

Un cordial saludo

El Reto de Educar para el Futuro

Durante el mes de febrero tuvimos la suerte de participar en una conferencia en el Ayuntamiento de Torrelodones, Madrid. El evento está organizado por un grupo de padres implicados, y activos, que no sólo se movilizan sino que movilizan a padres, docentes y administraciones públicas para transformar los modelos educativos.

Llenaron la sala con profesores y padres. Y han creado una web donde puedes contactar con ellos y conocer cuáles son sus pasos y nuevos eventos. Se llaman Educactivos!

Os dejamos el vídeo de la conferencia, donde hablamos de la importancia del área emocional y social en la escuela, así como, de la curiosidad para poder aprender. Incluimos detalles de la LOMCE o de la Orden 65 para apoyarnos hacia un cambio metodológico. Pero lo más curioso es que en la sala se encontraba una niña de 6 años que participó activamente y de la que pudimos aprender claramente! Gracias Violeta!

Esperamos que os guste.

Por último, agradecemos vuestra confianza a todos los papás y mamás que se ponen en contacto con nosotros para solicitar información sobre escuelas, proyectos o iniciativas activas para sus hijos.

Gracias de Corazón!