Competencias del siglo XXI

Sabemos que PISA ha evaluado la capacidad para resolver problemas de manera colaborativa, como una manera de plantear un nuevo objetivo en el desarrollo formativo. Además, otros proyectos, como ATCS21[1] clasifica las habilidades del siglo 21 a nivel internacional, en cuatro grandes categorías:

  1. Formas de pensar.creatividad, pensamiento crítico, resolución de problemas, toma de decisiones y el aprendizaje
  2. Formas de trabajo.Comunicación y colaboración
  3. Herramientas para trabajar. Tecnología de información y comunicaciones (TIC) y la alfabetización de la información.
  4. Habilidades para la vida en el mundo.Ciudadanía, la vida y la carrera, y la responsabilidad personal y social

El mismo proyecto propone desde el diseño conceptual a la práctica, trabajando con dos habilidades que abarcan las cuatro categorías:

  • Colaboración de resolución de problemas.Trabajar juntos para resolver un problema común, que consiste en la aportación y el intercambio de ideas, conocimientos o recursos para lograr el objetivo.
  • Alfabetización en TIC -. Aprendizaje en redes digitalesde aprendizaje a través de medios digitales, como las redes sociales, la alfabetización en TIC, nivel tecnológico y la simulación. Cada uno de estos elementos permite a las personas para funcionar en las redes sociales y contribuir al desarrollo del capital social e intelectual.

Las habilidades que propone este proyecto se recogen en la siguiente imagen:

Competencias ACTS1Competencias ACTS2

Por otro lado, la realidad escolar actual se enfrenta a una serie de fenómenos que puede ignorar (García Aretio, 2012; Martínez, 2005), como son:

  • La multiculturalidad debida a movimientos migratorios y a la facilidad de comunicación mediante las Tics
  • El proceso educativo ya no es unidireccional del docente al discente.
  • La descentralización y deslocalización del conocimiento en el centro educativo.
  • El desarrollo de modelos educativos más flexibles y activos.
  • Un docente con un rol de guía y orientación
  • Un currículo adaptado a las nuevas exigencias sociales.
  • Una necesidad de formación y desarrollo profesional del docente
  • Una organización escolar que permita estrategias de trabajo activo y colaborativo
  • La exigencia de un currículo que fomente en el alumnado la autorresponsabilidad y la participación activa en su propio proceso de aprendizaje.

Tal y como menciona el compañero Manuel Jesús Fernández, el proceso es imparable (#elprocesoimparable_EDU). El modelo tradicional debe cambiar y dar paso a una escuela formativa, de creación de conocimiento, donde el alumnado se plantee qué puede crear y cómo.

La escuela que aprende,[2]o el centro educativo versátil, que es por el modelo de centro que defendemos en pedagogía para el éxito, no sólo es el que puede proporcionar una respuesta más adecuada a las necesidades de nuestra sociedad sino, que además es el modelo de centro educativo más idóneo para la emergente Sociedad del conocimiento y las habilidades que se requieren (Martín-Cerrillo 2010:1)

[1] http://www.act21s.org

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s