Paradigmas Emergentes que desarrollan Habilidades

El nuevo paradigma requiere un programa de reforma amplio; uno que responda a la realidad socioeconómica y mejore las oportunidades de aprendizaje mediante tecnologías de colaboración. Requiere de instituciones educativas con una organización dinámica, que promuevan a colaboración, la investigación y la creatividad, entre otros.
Los informes internacionales aconsejan la adopción de un marco para la enseñanza y el aprendizaje basado en competencias, refiriéndose a capacidades para aplicar el conocimiento adquirido en contextos diversos.[1]
El aprendizaje del siglo XXI también beneficiará de alguna forma a los sistemas didácticos. Donde tradicionalmente domina el aprendizaje memorístico y de contenidos exclusivamente, damos paso a aprender a colaborar con otros y conectarse a través de la tecnología son las habilidades esenciales en una economía basada en el conocimiento.
El proyecto acts21[2] clasifica las habilidades del siglo XXI a nivel internacional en cuatro grandes categorías:
  • Formas de pensar. creatividad, pensamiento crítico, resolución de problemas, toma de decisiones y el aprendizaje
  • Formas de trabajo. Comunicación y colaboración
  • Herramientas para trabajar. Tecnología de información y comunicaciones (TIC) y la alfabetización informacional
  • Habilidades para la vida en el mundo. Ciudadanía, la vida y la carrera, y la responsabilidad personal y social
El mismo proyecto propone desde el diseño conceptual a la práctica, trabajando con dos habilidades que abarcan las cuatro categorías:
  • Colaboración de resolución de problemas. Trabajar juntos para resolver un problema común, que consiste en la aportación y el intercambio de ideas, conocimientos o recursos para lograr el objetivo.
  • Alfabetización en TIC -. Aprendizaje en redes digitales de aprendizaje a través de medios digitales, como las redes sociales, la alfabetización en TIC, nivel tecnológico y la simulación. Cada uno de estos elementos permite a las personas para funcionar en las redes sociales y contribuir al desarrollo social e intelectual.
Transformar la gestión de la escuela para mejorar la calidad de la educación básica tiene varios significados e implicaciones; se trata de un proceso de cambio a largo plazo, que tiene como núcleo el conjunto de prácticas de todos los agentes de la comunidad educativa (directivos, docentes, alumnos, padres, inspectores, asesores, la comunidad y personal de apoyo) y conlleva a crear y consolidar formas de hacer distintas, que permitan mejorar la eficacia y la eficiencia, lograr la equidad, la pertinencia y la relevancia de la acción educativa, estableciendo una cultura institucional colaborativa que nutra de igual manera los procesos de enseñanza-aprendizaje que mejoren el desarrollo armonioso de todas las capacidades humanas (OCDE,2011).

[1] Recogido en el Informe del Consejo Escolar Estatal del Sistema Educativo Español (2012) http://www.mecd.gob.es/dctm/cee/informe2012/pm2012cee.pdf?documentId=0901e72b8145b4f3

[2] http://www.act21s.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.